Anuncios de masajes eróticos ¿Son verdaderas masajistas?

En Valencia existen muchos anuncios que ofertan masajes eróticos profesionales. Es una práctica cada vez más extendida en diferentes partes de Europa (especialmente en las grandes ciudades turísticas) y que bien ejecutada puede ser una experiencia verdaderamente excitante y revitalizadora. Sin embargo, el problema está cuando un cliente busca putas en Valencia y termina contratando a una masajista erótica porque le parece un estigma mucho menor, o cuando se busca precisamente un masaje erótico y lo que se obtiene son putas que quieren tener el menor contacto posible con el cliente con la excusa de que son masajistas.

Es un problema que acompaña a muchos de los servicios sexuales en este país, precisamente porque al ser tabú están menos controlados y regulados. No encontraréis un artículo en un periódico que os diga los mejores sitios para tener un masaje erótico, ni una institución que se encargue de velar por la calidad de estos establecimientos o contactos. ¿Qué es lo que le queda al cliente? Una gran lista en páginas de contactos donde más de la mitad son estafas. Y en el caso de las masajistas eróticas en Valencia, más del 90%.

Vamos a explicar por qué son estafas.

¿Quiero follar o un masaje?

Lo primero que tenemos que diferenciar para los interesados en participar de estos servicios, es que hay muchas masajistas eróticas que no ofrecen sexo, de la misma manera que las hay que sí. Cuando buscamos un masaje erótico con final feliz, lo que debemos tener en cuenta es que por el hecho de ser masajes eróticos no significa que hagan todo el trabajo. Existen muchas masajistas muy profesionales que trabajan en esta clase de lugares y que se limitan a ofrecer servicios de relax para el hombre, en los que se puede dar el contacto desnudo entre los dos y hasta masturbación, pero no sexo. Y esto no es porque sean un mal servicio, sino porque este es precisamente el servicio que ofrecen.

 

Las putas masajistas y los masajes no tan putos

En el punto anterior no hay estafa, ya que lo que el cliente supuestamente busca en estos servicios es un masaje de calidad junto con contenido erótico, pero no necesariamente sexo. Y si el establecimiento cuenta con masajistas bien formadas y expertas, no hay problema. Lo que ocurre es que estos sitios profesionales y estas masajistas expertas, forman un 10% del total de masajistas eróticas en España. ¿Quiénes forman el 90% restante? Ahí está la cuestión.

Si eres cliente habitual de este tipo de servicios, sabrás que la cifra de masajistas reales es muy baja. Muchas putas de Valencia o acompañantes sexuales cansadas de seguir trabajando en lo mismo encuentran en esta especialidad una manera light de realizar su actividad como prostitutas (si es que se le puede llamar así), y al final, como suele ocurrir en estos casos, no se obtiene la calidad de ninguna de las dos disciplinas: ni eres puta ni masajista. El resultado es evidente: un cliente que ni ha recibido un buen masaje erótico ni ha follado.

Las autodenominadas masajistas eróticas, término que nos encontraremos muchísimas veces en las webs de contactos de servicios eróticos, no son más que chicas que quieren evitar en gran medida el contacto con el cliente. Las masajistas eróticas no suelen besar, menos aún con lengua: eso lo hacen las putas, no las masajistas; tampoco hacen francés, menos aún completo: eso lo hacen las putas, no las masajistas; y sexo anal, “¡¡Por dios!! Pero tú que te has creído: soy masajista niño, no puta”.

Esa es la filosofía de empleo que usan. Es básicamente un servicio sexual ligero en pos de una experiencia más cercana a la relajación y bien estar mental y físico que se consigue con un masaje, salvo que, como ya hemos dicho, estas chicas NO están preparadas para dar esa clase de masajes.

En la mayoría de los casos las masajistas son las mismas que están en las casas de putas habituales, solo que desempeñando un trabajo “más fácil” y tranquilo en el que engañan a los clientes haciéndoles pensar que están participando en algo más místico y espiritual, cuando en realidad solo son carteras que sueltan billetes cuando les acarician la espalda; y billetazos cuando les acarician el pene.

Hay masajistas eróticas que sí suelen tener más contacto con el cliente, incluso con servicios especiales en los que algunas incluyen sexo anal o francés. Como en toda regla, existen las excepciones, y haberlas, haylas. Sin embargo, la triste realidad es que estas profesionales se ven limitadas a un círculo cada vez más pequeño y específico porque la gran mayoría estafadora, ocupa casi todo el espectro visible.

Los clientes que se dejan engañar

A menudo hemos oído hablar de clientes que aseguran haber recibido masajes perfectamente realizados por chicas muy diestras con aceites especiales y todo, y que, a pesar de no haber sexo, merecía la pena por la experiencia. Aquí hay dos opciones: o has tenido la suerte de dar con una de las pocas “buenas” masajistas, o te conformas con poco. Y según nuestra experiencia, es el segundo caso.

Todos sabemos si hemos tenido buen sexo, pero como no nos hacemos masajes a menudo, al mínimo disfrute ya pensamos que la chica hace masajes cojonudos. Es verdad que muchas de estas putas valencianas reconvertidas a masajistas en ocasiones se esfuerzan bastante y pueden dar masajitos bastante buenos, pero creednos cuando decimos que ni se acercan al grado de maestría que tienen las que saben lo que hacen. Y ni se acercan a los precios que piden.

Si quieres sexo, no pierdas el tiempo con masajes

Este último apartado lo vamos a dedicar a aquellos que, por pensar que el término puta lleva asociado unos estigmas que les pueden dañar socialmente, prefieren acudir a una masajista erótica, donde además de pagar más (si es un servicio mínimamente decente), follará menos.

No te engañes: si quieres servicios de sexo de pago, lo que tú estás buscando, amigo mío, son putas. Putas españolas, putas valencianas, putas brasileñas, putas rusas, putas tetudas, putas culonas, putas con… con pezones en forma de barra de labios… No lo sabemos, pero en lugar de sentir vergüenza por etiquetas sociales injustamente asociadas a estos estereotipos, lo que debes hacer es disfrutar.

 

Fuente: HotValencia.es

Comenta tu experiencia con Anuncios de masajes eróticos ¿Son verdaderas masajistas?

  • Hola, guest