El PSOE contra la prostitución y ¿contra las putas?

La prostitución es un tema polémico en el que es difícil entrar sin tener una postura al respecto. Ya seas uno de los clientes a los que les gusta irse de putas en Valencia o simplemente un ciudadano que tiene su opinión al respecto, lo cierto es que no es fácil hablar del asunto sin encontrar un argumento opuesto.

Algo así es lo que ha ocurrido en el seno del PSOE, que presenta este año una de las propuestas más agresivas para llevar a cabo la abolición de la prostitución, tal y como se asegura dentro del partido y se ratifica en las diferentes asociaciones de mujeres relacionadas con las medidas.

La propuesta: ¡Putas no!

Se acercan las elecciones y como era de esperar comenzamos a percibir la postura que adoptaran los diferentes partidos políticos sobre temas polémicos que delimitaran su campo de votantes. Sin embargo, en este caso el PSOE parece no ponerse de acuerdo en todo lo que se refiere a las medidas anti prostitución, ya que Pedro Sánchez y su equipo más cercano evitaron la proposición de la pena por compra de servicios sexuales, punto que Carmen Montón, secretaria de Igualdad del partido, junto con varias mujeres de la Ejecutiva, querían aprobar.

En el programa sí se va a introducir de manera clara la penalización de la tercería locativa, que viene a significar algo así como penalizar el alquiler de habitaciones para la prostitución, algo que afecta a prostíbulos y locales de alterne. En el texto se sanciona la demanda y compra de la prostitución, pero no lo introduce en el código penal.

El debate: ¿se persigue la prostitución o la trata de mujeres?

Hay un aspecto de todo este debate en el que podemos establecer un consenso más o menos claro entre todas las partes: la necesidad de eliminar prácticas criminales, perniciosas e inmorales como la trata de personas y el proxenetismo. Estas son las verdaderas fuentes de conflicto social y las que deben ser erradicadas, partiendo de que su práctica involucra organizaciones criminales y mafias de la más baja calaña.

Pero, ¿Qué es lo que ocurre cuando se intenta eliminar un problema de raíz, pero no se sabe las ramificaciones que se están perjudicando? Que el problema crece. Y es aquí donde se hace patente el desacierto de Montón: el desconocimiento de la situación real y a quién afecta.

El debate, que todavía no ha sido resuelto en todos estos años de controversia política, ha encontrado una nueva versión de la discusión en el seno de PSOE. Por un lado, como ya hemos dicho, se encuentra la parte encaminada a la abolición de la prostitución, por ser, según la Secretaria de Igualdad “una de las manifestaciones más crueles de desigualdad”. La que ahora detenta el puesto de consejera de Sanidad de la Generalitat Valenciana ha asegurado que “supone una vulneración de los más elementales derechos humanos” y que por eso debe ser erradicada.

Por otro lado, varios miembros de la dirección del partido, entre ellos Pedro Sánchez, preferirían no aprobar medidas coercitivas contra los clientes. La intención del programa, según su punto de vista, estaba encaminada a perseguir y castigar el proxenetismo y la explotación sexual en la trata de mujeres. Solo eso.

Y el problema está precisamente en los argumentos. Evidentemente, si la prostitución es una de las manifestaciones más crueles de desigualdad, podemos hablar tranquilamente de que se elimine, pero ¿Qué tienen que decir al respecto las protagonistas?

Escorts, putas, acompañantes sexuales… ¿Cuál es su postura?

Desde este mismo portal hemos hablado sobre este tema en varias ocasiones. Incluso la prestigiosa periodista Samanta Villar ha investigado de primera mano el tema de la prostitución con su famosa metodología a lo gonzo. Si queréis saber más sobre este tema podéis mirar nuestra opinión sobre el asunto y el artículo relacionado con Samanta.

La-marcha-de-las-putas3

El problema es que, a diferencia de lo que ha hecho Samanta, los altos cargos encargados de proponer las diferentes modificaciones de ley no se han molestado en hablar con las supuestas primeras damnificadas del asunto. Ni con ellas ni con las diferentes organizaciones y colectivos que se encargan de representar y proteger los derechos de las trabajadoras sexuales como Hetaira o APRAM.

Si lo hubiesen hecho, habrían podido reflexionar algo más antes de realizar la propuesta. Se habrían percatado de que se está actuando en función de un estereotipo, el cual confunde todo el rato la explotación sexual y la prostitución. Una cosa es la trata de mujeres, que es un crimen, pero otra muy distinta es la que ejercen las mujeres de manera voluntaria.

Hay muchas que lo hacen libremente y reivindican sus derechos, su consideración por parte de la sociedad y la eliminación del estigma. La mayoría de escorts acompañantes han encontrado de esta manera una liberación que se refleja en su modo de vida y del que no cambiarían un ápice. Un ejemplo lo tenemos en Tilly Lawless, escort universitaria que afirma preferir trabajar del sexo, del cual disfruta sin complejos, que trabajar 9 horas al día por dos duros como hacía antes, lo cual no le permitía ni pagarse la carrera.

¿Medidas para las putas o en contra de las putas?

La abolición de la prostitución que se persigue con medidas tan agresivas se revela de esta forma no como una protección de las mujeres que se dedican a ello, sino como una forma de avivar el fuego de la presión social injustificada a la que se ven sometidas muchas de las mujeres que se dedican a esto.

Se trata, en definitiva, de una manera paradójica de aumentar la desigualdad social de las mujeres que han decidido voluntariamente ser putas.

Lo curioso es que se trata de un tema que todavía no se ha resuelto en Europa, y mucho menos aboliendo la prostitución y penalizando a los clientes. Esto último es algo que solo se ha planteado en Francia, y nunca de manera tajante: en Francia (donde la discusión sobre el asunto sigue siendo controvertida) se sanciona a los clientes dos veces antes de proceder a penalizarlos. ¿Estamos entonces ante una propuesta seria y verdaderamente razonada o ante una estrategia de última hora para conseguir votos? El debate que se está llevando a cabo en las reuniones socialistas desde este verano puede ser una pista.

Comenta tu experiencia con El PSOE contra la prostitución y ¿contra las putas?

  • Hola, guest