¿Por qué tienen tan mala fama las putas rumanas en Valencia?

La prostitución ha evolucionado de tal manera que las opciones disponibles para los clientes de estos servicios se han multiplicado en cuestión de pocos años. Ahora el perfil medio de las putas de Valencia se mueve entre varias nacionalidades y generaciones: putas universitarias, putas maduras, putas brasileñas, putas rusas, putas españolas, putas valencianas…

Esto ha afectado el panorama de forma bastante amplia, cambiando algunos aspectos para bien y otros muchos para mal. Por un lado, tenemos la evidente variedad sexual que se le ofrece al cliente y la amplitud de la cultura sexual, pero, por el otro, nos podemos encontrar con los timos y la falta de confianza derivados del choque de culturas en algo tan espinoso como el sexo de pago.

En este aspecto, las putas rumanas han adquirido una fama bastante notoria, aunque no para bien. Las escorts y chicas de compañía rumanas llevan asociadas una etiqueta bastante reconocible entre los clientes de esta clase de servicios: la de ser más baratas y la de no valer lo que cuestan.

La puta generalización: una realidad con excepciones

Antes de pasar a analizar esta cuestión en profundidad, que vaya por delante que desde Hot Valencia. no estamos argumentando de manera absoluta que todos los puntos expuestos a continuación se apliquen a todas las prostitutas rumanas, sino que es el razonamiento derivado de la mayoría de los clientes que han solicitados sus servicios. Hay putas rumanas con un cuerpo de modelo que te van a dejar soñando con el Valhala, pero, por desgracia, no suele ser la norma.

La famosa “fama” de las putas rumanas

“Para esto me quedo en mi casa y me hago una paja” es una de las expresiones que más se repiten al respecto por parte de los clientes. Ya se sabe que en muchos casos no es muy recomendable hacerle caso a la rumorología, pero cuando esta se repite de manera general, es que, como mínimo, parte de razón tiene.

En el caso de las putas de Rumanía, el sexo suele ser bastante pobre, con poca pasión y con menos dedicación. Es un mero trámite que hay que llevar a cabo para que puedan ir a otra cosa y ganar más dinero. Es la actitud de: “venga, vamos a terminar con esto cuanto antes”. Además, este mal rendimiento sexual suele ir acompañado de una actitud pésima y borde con el cliente, a quién toma por un simple saco de dinero.

Una sonrisa que se acabará más temprano que tarde

Una sonrisa que se acabará más temprano que tarde

¿Existen diferencias entre las putas rumanas que trabajan en casas de putas y las que lo hacen en clubs de alterne?

Sin duda. Las putas rumanas que trabajan en casas de relax suelen ser muy conscientes de las necesidades de los clientes y de cómo satisfacerlos adecuadamente. Es un trato que les va bien: es directo y a petición del cliente, así que es rápido y efectivo. Sin embargo, las que trabajan en clubs de alterne lo hacen por otro motivo: les permite manipular mejor al cliente.

Esto se debe a que en los clubs de alterne los clientes tienen otros objetivos: ver a muchas chicas, tontear con ellas, beber, hablar… en resumen, alternar. Cuando el cliente se ha tomado unas copas, su rendimiento en la cama suele ser mucho más bajo, de la misma manera que lo es su habilidad para detectar el paso del tiempo y la cantidad de dinero que hay que pagar. Las putas rumanas suelen aprovecharse de esta situación, siendo más frecuente su presencia en locales de alterne.

Una vez se ha pagado el dinero, la simpática chica que te sonreía todas las gracias se vuelve mucho menos cordial y habladora. Finalmente el sexo es un mero trámite para quedarse con el dinero; un trámite frío y distante.

La puta comparación

Sin duda este es uno de los mayores factores a la hora de valorar a las putas rumanas, y en su extensión, cualquier otra puta en Valencia: la comparación con otras putas mejores. Es algo que ha pasado, por ejemplo, con las putas de esquina de calle: su fama es bien conocida, al igual que las desventajas que acompañan sus bajos precios.

Las putas rumanas, por su parte, trabajan en un ámbito mucho más generalizado, pero sí se pueden identificar unos puntos concretos derivados de la propia cultura de cada nacionalidad.

Las putas españolas (entre ellas destacan las putas valencianas como las más implicadas) y las putas brasileñas, por ejemplo, suelen ser mucho más atentas con el cliente por dos motivos: la manera en la que se entiende la prostitución en su país y la personalidad de los habitantes del mismo.

La cultura latina, por ejemplo, suele ser muy abierta y empática, por lo que las chicas que se dedican a ser putas en estos países entienden mejor la situación de los clientes: los cuales gastan un dinero que les ha costado ganar a cambio de un sexo a la altura. La prostitución se toma mucho más en serio, por lo que la respuesta sexual y el trato recibido están a la altura de una verdadera profesional.

Las ventajas de apostar por el producto nacional

Las ventajas de apostar por el producto nacional

La puta realidad de las mafias

Las putas rumanas comenzaron a aumentar en número exponencialmente a partir del 2002, año en el que dejaron de necesitar visado para entrar en la Unión Europea. A partir de ese momento, se abrió la veda para que las mafias y el proxenetismo encontraran una nueva puerta abierta para su expansión.

La trata de mujeres y la prostitución bajo el manto del crimen organizado son los mayores peligros y males de este trabajo. Deben ser totalmente erradicados y eso comienza por que los clientes dejen de contratar sus servicios. En el mismo 2002, los agentes de policía detectaron y desmantelaron más 14 redes dedicadas a la explotación sexual de mujeres inmigrantes solo en Madrid. De esas 14, 7 pertenecían a mafias procedentes de Europa del Este.

A partir de ese año el número no ha bajado, y el resultado son muchas putas rumanas que desgraciadamente siguen bajo la influencia de mafias.

En Hot Valencia ofrecemos un trato garantizado de seguridad y bienestar por parte de las putas y escorts que se anuncian en nuestra web. Un servicio sexual genial con unas mujeres divinas, simpáticas y seguras de lo que hacen.

 

Fuente: HotValencia.es

Comenta tu experiencia con ¿Por qué tienen tan mala fama las putas rumanas en Valencia?

  • Hola, guest