puta valenciana

Putas de lujo ¿el precio es proporcional al placer?

La dinámica de satisfacción de ser humano es bastante predecible, por mucho que digamos que somos seres complejo. Va de la siguiente manera: primero satisfacemos necesidades a niveles básicos y luego nos damos lujos o caprichos, muchas veces en recompensa a alguna meta que hayamos establecido.

Pasa con todo, incluso con el sexo, pero veamos un ejemplo. Un hombre común, puede comer seis de los 7 días en casa, una comida modesta, pero nutritiva que cubre sus necesidades energéticas, y al séptimo día paga por una comida exótica en un restaurante caro; no solo satisface el hambre sino la necesidad de mimarse.

Lo mismo pasa en el sexo. Sin ánimos de ofender, un hombre puede tener sexo regular con una mujer estándar, que no sea precisamente la que esté más buena, o la que mejor desempeño tenga en la cama, pero calma la necesidad de esa interacción física.

Si bien se rellena la necesidad, es de manera básica y todos los hombres necesitamos nuestros mimos, es por eso que existen los servicios de putas de lujo en valencia.

Si, son más costosas que el resto de las putas de 20 o 30 euros; si, es para tener sexo, y si, a veces uno necesita darse ese capricho, ¿por qué no?

Lo que tienen ellas que no tiene el resto

Ahora bien, entendiendo la inversión en putas desde la economía, valdría la pena preguntarse qué tienen ellas que no tengan el resto de las mujeres y es una buena pregunta.

Una puta de lujo está más buena que el promedio, por lo general son atractivas físicamente, tienen buen cuerpo, la higiene se nota, y mucho, y eso serás tú quien tenga que darle la debida importancia.

No se paga por tener sexo, sino por la experiencia, eso es lo que las hace distinto. Es como ya te comentaba con la comida, cuando tu entras en un restaurante de lujo te sientes especial ¿verdad?, la comida te sabe delicioso, el ambiente es agradable; es lo mismo que con una puta de lujo.

En conclusión, esa es la diferencia, no se trata de necesariamente de lo que se hace, sino con quien se hace; eso no solo alimenta nuestra necesidad sexual sino que alimenta también nuestro ego.

Para más que sexo

Ahora bien, por regla general, en valencia las putas de lujo no solo son contratadas para tener sexo, pues como dije, al ser tan atractivas y físicamente agraciadas, se pueden prestar para exhibirlas, casi como un trofeo.

De hecho, las escorts de lujo se llevan a reuniones de negocios, son chicas educadas, muy profesionales, incluso universitarias, que representan al hombre y que, incluso, mejoran su nivel ante otros hombres.

Sé lo que estás pensando: ¡si llevo una puta a una reunión entre amigos de trabajo se van a dar cuenta! Pero la verdad es que no, cuando se trata de putas de lujo, es muy común que sean mujeres muy reservadas que no salen con todos; de allí que sean tan caras.

Sí, es cierto que el sexo en ese caso no es una obligación del servicio de tu acompañante, pero ya todos sabemos como funciona esto; con una escorts siempre se puede negociar una noche de sexo.

Entonces, tienes lo mejor de todos los mundos. Satisfaces tu necesidad sexual, satisfaces tu ego, te mimas y además dejas con la boca abierta a todos, en el caso de que desees exhibirla con tu círculo social.

putita jovencita valenciana

El coleccionista de putas

Contratar putas de lujo, para algunos hombres, se hace un pasatiempo, que te puedo decir, existimos hombres que tenemos el ego más grande que otros y nos gusta alardear de las mujeres con las que cogemos, eso es lo más normal del mundo.

Del uso frecuente del servicio de escorts de lujo se crea el prototipo de hombre que colecciona putas y es el típico señor que puede darse el lujo de numerar con quien ha tenido sexo.

Sí, es una cuestión netamente superficial, pero es un capricho que nos damos, muchas veces es una distinción del poder que tenemos; no todos podemos contar entre amigos que hemos tenido sexo con modelos conocidas, o con otras personalidades del medio artístico.

¿Es un mito que las famosas se prestan para la prostitución? No es un mito, siempre hay mujeres famosas que, por la cantidad de dinero adecuada, pueden acceder a tener sexo con un desconocido, solo que esas putas pueden ser muy caras.

Del resto, es probable que puedas encontrar a una mujer que esté más buena que el promedio, que sea atractiva y que satisfaga tus necesidades por un precio poco módico, pero que vale la pena pagar.

Una puta de lujo no tiene porque ser muy cara, en hotvalencia las encuentras por precios muy asequibles, la etiqueta “lujo” lleva implícita la belleza, el trato, la actitud y que al terminar seas tú quien diga: “ha sido una experiencia de lujo”.

Ahora bien, estas putas de lujo saben que estás haciendo una gran inversión y por tanto suelen estar a la altura de lo que se está pagando, por lo general son muy complacientes, y es que de otra manera nadie estaría interesado en este servicio.

Comenta tu experiencia con Putas de lujo ¿el precio es proporcional al placer?

  • Hola, guest