maneras follar

Mil maneras de follar: Las parafilias más extrañas

Antaño, cuando alguien, en su casa o con una escort, se salía del metisaca o, ya como extremo, del sexo oral, todo el que lo sabía le decía, como poco, pervertido. Pero, claro, hablamos de antaño, esa genérica época en la que la gente moría “de un aire” o de “muerte repentina”; aquellos años en los que el sexo no era vida sino vergüenza y en los que todo era pecado.

Sin embargo, y a pesar de que determinadas prácticas parezcan fruto de que nos hayamos pasado al extremo contrario y estemos aburridos incluso de follar con putas en Valencia, algunas de estas pueden ser muchas cosas, pero tienen poco de nuevo. Para empezar, vamos a ponerles nombre: hablamos de parafilias.

¿Qué son y qué tienen que ver con irse de putas? Pues, según el diccionario, son “desviaciones sexuales”. Y, comoquiera que la definición se nos queda un poco corta, recurrimos a Wikipedia: “Una parafilia (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña.” En cuanto a la relación que tienen con los servicios de las escorts… Es evidente, ¿no?

¡Cómo están las cabecitas!

Como para explicar las cosas suele ser conveniente usar ejemplos y, además, es muy curioso lo que llega a excitar al prójimo (desde tiempos inmemoriales, no nos equivoquemos), vamos a ver qué le pedirían ciertas personas a las escorts. Echemos un vistazo a las diez parafilias más raras que nos hemos encontrado por esas mentes de Nuestro Señor…

Parcialismo

Esta no es de las más llamativas, aunque puede llegar a ser curiosa: podemos definirla como el interés sexual por una parte del cuerpo que, en principio, no tiene nada que ver con los genitales. Si tu idea de pasarlo en grande con una escort es jugar con sus pies, manos, axilas… puede ser que seas parcialista. Ahora bien, y como las partes del cuerpo que no son los genitales son muchas, el parcialismo se puede subdividir en muchos tipos, según a qué parte pertenezca la fijación: la tricofilia, por el pelo; maschalagnia, por las axilas; la nasofilia, por la nariz; o la pygofilia, por las nalgas, entre otros muchos.

Clismafilia

En este caso, el placer sexual se obtiene cuando le introducen a la persona líquidos por el ano. Aunque huelguen las explicaciones, diremos que el clismafílico le pide a su pareja o a su escort que le realice un enema. Como algunas otras, esta parafilia es preocupante a ojos de los médicos: en 2005, un hombre que se había practicado a sí mismo un enema con poliepóxido –una resina- tuvo que someterse a una operación para extraerle del recto una barra de dieciséis centímetros y trescientos gramos que se había introducido con una pistola de silicona.

Masoquismo

Si atendemos a las palabras del Marqués de Sade, “la crueldad, lejos de ser un vicio, es el primer sentimiento que imprime en nosotros la naturaleza”, más que una parafilia, el masoquismo es una expresión de la naturaleza humana. Es más, para los masoquistas esta frase debe de ser como una especie de credo: les excita tanto propinar como recibir todo tipo de golpes y vejaciones. También se incluyen, entre las prácticas habituales, asfixia y autoasfixia, un peligro mortal cuyo nombre es asfixiofilia. Ya lo sabes si te gusta esta práctica y se lo quieres pedir a tu escort favorita.

Urofilia y coprofilia

¿Cómo vamos de estómago? Efectivamente, la urolagnia o urofilia es exactamente eso que tienes en mente: excitarse y llegar a sentir placer sexual bebiendo o bañándose en orina (no te va a salir barato que una escort acceda a darte este servicio. Seguro). Además, si lo piensas, también tiene un punto de humillación masoquista y, por otro lado (sin ánimo de hacer juegos de palabras y chistes fáciles), están los coprófilos, fetichistas de otros excrementos más… sólidos.

Escatalogia telefónica

De todo tiene que haber en la viña del Señor… Los escatológicos telefónicos se excitan llamando por teléfono a personas inocentes para hacerles propuestas, ejem… esto… poco decorosas. También los vuelve locos hablar de sexo de forma abierta o engañar al otro para que les cuente intimidades. Según los psicólogos forenses, esta parafilia tiene que ver con conductas exhibicionistas, criminales o sociópatas.

Eproctofilia

¿Te imaginas pidiéndole a una escort que coma alubias porque esa noche vas a contratar sus servicios? Pues, si fueras eproctofílico no sería tan raro, dado que quienes lo son se excitan oliendo flatulencias (pedos, en castellano derecho) de otras personas. Hay quienes consideran esta parafilia una variante de la coprofilia.

Triolismo

Esta te va encantar: se trata de un impulso de la persona que la hace fantasear con sexo en grupo. Que tres, para los triolistas, no son multitud, vaya. Ni cuatro. Ni diez… Dejamos de lado las escorts para ponernos psicoanalíticos: se ha sugerido que esta práctica tiene relación con la homo y la bisexualidad, así  como con el exhibicionismo. Los triolistas suelen disfrutar, además, viendo a su pareja con otros.

Emetofilia

Otra prueba para la fortaleza de tu estómago… De hecho, nos vamos a limitar a definir esta parafilia y… allá tú, tu escort y qué prácticas acepte a cambio de cuánto dinero. La también llamada ducha romana es el placer sexual ante la exposición y contacto con los vómitos. Uf.

Acrotomofilia

¿Y tú creías que te hemos contado cosas raras? Entonces no sabemos qué podrías pensar de quien se excita con una escort que está amputada por el hecho de que lo esté. La acrotomofilia es justamente el interés sexual por partes del cuerpo que han sufrido alguna amputación. Sea cual sea la parte amputada, los acrotomofílicos se excitan con la mera vista del muñón. Más aún: determinadas personas han llegado a amputarse partes a sí mismas.

Necrofilia

Básicamente, y por no entrar en demasiados detalles, los necrófilos obtienen placer fornicando con muertos. No, no creemos que puedan pagarle lo suficiente a una escort para que les preste este servicio de forma voluntaria.

Comenta tu experiencia con Mil maneras de follar: Las parafilias más extrañas

  • Hola, guest