Sexo con putas y alcohol: ¿Buena o mala idea?

El sexo es uno de los placeres más importantes de la vida. Quizás el que más (sobre todo si no lo practicas con frecuencia). Por eso, los servicios de escorts en Valencia suelen tener el teléfono ocupado. Otro placer son las bebidas alcohólicas (aunque aquí ya hay algunos detractores), que son tanto la “chispa” que necesitan algunos para bailar mejor como el soporte perfecto para tener algo que agarrar mientras no bailan.

Teniendo en cuenta estas dos afirmaciones, cualquier persona con dos dedos de frente hará una cuenta matemática en su cabeza de la magnitud 2+2=4 y dirá (o pensará, para que no le tomen por loco) “pues si mezclo el sexo con el alcohol, ¡tengo el mejor sexo/borrachera de mi vida!”. Bien. La conclusión no es que no sea más o menos razonada, pero, desgraciadamente, esto no va así (me refiero al sexo; que yo sepa 2+2 todavía son 4).

El alcohol para los clientes de putas

Cada día miles de personas practican sexo con cantidades considerablemente altas de alcohol en el cuerpo (no hace falta citar un estudio para saber que esto es cierto). Seguramente, muchos de los clientes que están a punto de contactar con putas valencianas para contratar sus servicios ya han tenido alguna experiencia sexual con alcohol de por medio, así que es lógico que vuelvan a intentarlo con una puta. Especialmente si no están acostumbrados a este tipo de servicios: si algo tiene el alcohol es que los nervios y los complejos abandonan nuestra lista de preocupaciones a la segunda o tercera copa.

Teniendo en cuenta que es frecuente para el cliente medio servirse alguna copa de vino en la cena previa al sexo o algún coctel que nos haga sentir más confiados y sexis, hemos decidido hacer una pequeña lista de los efectos que produce el alcohol a la hora de tener sexo y cómo afecta a nuestro rendimiento y disfrute:

Las putas de Valencia lo desaconsejan

De la misma manera que pasamos de ser un elegante flamenco en la pista de baile con un poco de alcohol a un pingüino en patines con demasiado brebaje, pasamos de ser un tipo divertido e interesante al eslabón perdido (cuando intentas ligar con algo como “hey…chica…sexo… ¿sí?”, es momento de parar). No es que las putas en Valencia desaconsejen beber del todo, pero ir demasiado bebido a una cita nunca sale bien, ni para el cliente ni para la propia puta. La experiencia sexual es mala (para los dos) y la conversación peor. Es especialmente importante recordar a los hombres con comportamientos violentos que se alejen de la botella lo máximo posible para evitar problemas innecesarios.

El cerebro y la hidratación: las poleas que se encargan de izar la bandera del sexo

Básicamente el alcohol se conforma como un inhibidor de partes del sistema nervioso central; de las partes que son importantes para que nuestra antena de radio genital reciba las señales necesarias. La frase típica “el órgano sexual más importante es el cerebro” no existe porque puedes excitar a una mujer susurrándole guarradas al oído, sino que de él depende que todo funcione como es debido. Si tomamos alcohol, corremos el riesgo de que la respiración, la circulación y la sensibilidad de las terminaciones nerviosas encargadas de que nos excitemos se vean comprometidas.

Hablando de hidratación…

Por otro lado, la excitación sexual necesita cierto volumen de sangre para trasportar oxígeno y mayor grado de sensibilidad a los genitales. Este proceso se asocia a la erección en el caso de los hombres y, como ya sabrás (si prestaste atención a las clases de educación sexual del colegio), esto es muy importante. Con menos volumen de hidratación en el cuerpo desciende la cantidad de oxígeno trasportado y con ello se paraliza el sistema nervioso.

¿Es el alcohol un afrodisíaco?

Vale, no todos los efectos del alcohol tienen por qué ser negativos. En este caso lo que se aplica es la regla de la abuela: el término medio y la moderación. Una o dos bebidas pueden actuar como lubricante social y hacernos ganar confianza, pero no olvidemos que el alcohol se trata básicamente de un depresivo. Es decir, inhibe nuestro sistema nervioso, algo que comienza a hacerse más y más notable conforme bebemos y que puede acabar con la impotencia sexual.

La eyaculación y la erección, las principales afectadas

Diferentes estudios han demostrado que beber mucho alcohol durante muchos años puede terminar afectando a nuestras erecciones. La impotencia y los problemas de erección pueden ser para muchos años, aunque suelen experimentarse primero la misma noche que se consume el alcohol. El pene tiene mucha menos respuesta a los estímulos, tanto físicos como mentales, por lo que la señal que se transmite desde los nervios al cerebro y viceversa es muy débil como para provocar una erección. En algunos casos si se puede alcanzar la erección, pero no está al 100%.

Además, el orgasmo, el motivo por el que queremos tener sexo con una puta, puede no llegar nunca. En otros casos este puede demorarse mucho tiempo, tiempo que, dependiendo de nuestra cartera, quizás no estemos dispuestos a pagar.

Una botella poco apetecible

Una botella poco apetecible

 

Las putas en Valencia sexis y ardientes nublan tu juicio, pero el alcohol más

Este es un punto específico a los usuarios del sexo de pago. Cometer descuidos en la cama como no ponerse un condón o no notar la rotura de este puede ser un error tremendo en muchos casos, aunque esto no debería pasar si la escort es de fiar y ha sido encontrada a partir de una web de confianza como HotValencia.es.

Pero aparte de practicar sexo seguro, también hay otros factores en el caso de que el cliente quiera ocultar su trato con la puta, algo que estando bebido suele ser mucho más difícil. Encontrar pelos, eliminar carmín o dejar la ventana abierta para que lo vea un vecino son cosas que pueden pasar si nuestro juicio está nublado por tetas y copas. No olvides que la poca sangre que nos quede no está en el cerebro precisamente.

Comenta tu experiencia con Sexo con putas y alcohol: ¿Buena o mala idea?

  • Hola, guest