chica sexy

Averigua si eres un vicioso del sexo

Un poco de perversión no va nada mal para enriquecer tus relaciones sexuales. El morbo y la búsqueda de nuevas experiencias pueden conseguir que tengas un sexo verdaderamente único y excitante. Practicar todas estas prácticas con una puta es perfectamente recomendable para enriquecer tu historial en la cama con una mujer y posiblemente descubrir nuevos gustos e inclinaciones.

Las posibilidades son numerosas, pero es frecuente encontrarse con demasiada timidez en el ámbito masculino para averiguar si realmente te gusta este tipo de relaciones. Muchos hombres todavía no han probado nuevas fronteras y se limitan a repetir lo que saben que les gusta y les ha funcionado toda la vida. Algo perfectamente comprensible, especialmente cuando se trata de tener sexo en Valencia con chicas de cuerpos súper atrayentes.

Sin embargo, esta “apuesta segura” acaba por cerrar las puertas a un mundo que puede resultar de lo más revitalizador. Como muchos todavía no saben muy bien dónde deben dirigirse para conocer su lado más perverso, hemos decidido elaborar un artículo que les ilustre un poco el camino.

Experimenta todo lo que puedas

A muchos les viene la imagen del cuero y las máscaras de sadomasoquismo cada vez que se relacionan las palabras sexo y perversión. No tiene nada que ver. El hecho de que decidas experimentar una práctica sexual fuera de lo común con tu acompañante sexual no te convierte en un “pervertido” o un “vicioso”.

Lo que importa no es llevar las cosas hacia el extremo, sino buscar la excitación en lo novedoso y desconocido. Las que son consideradas como las prácticas más “viciosas” normalmente no son nada extrañas: el 19% de la población ha realizado juegos de roles en la cama, el 54% ha dado o recibido azotes y el 11% había practicado el fetichismo. También hay un alto número de personas que ha empleado alguna vez juguetes sexuales en sus encuentros sexuales (61%), tanto con desconocidas como con prostitutas.

¿La dominación está siempre presente?

Si hablamos a grandes rasgos, sí. Más o menos. A una gran porción de los hombres les gusta algo de rudeza en sus encuentros. Y a ellas también. Al menos si atendemos a los datos que nos ofrece la empresa de juguetes sexuales Lovehoney en su estudio sobre el tema.

La empresa nos aclara que tres de cada cuatro clientes han atado alguna vez a su pareja, uno de cada cinco usaba mordazas y uno de cada seis admitía que el bondage estaba incluido en su rutina sexual. A muchos de nuestros clientes les gusta algo de dominación sana con una escort que sepa lo que hace. No por ello vas a acabar en una mazmorra recibiendo latigazos. Lo que excita en este caso es cambiar la dinámica y descubrir sensaciones diferentes.

¿El sexo anal sigue siendo tabú?

No. Según las diferentes encuestas que se han realizado al respecto, la puerta trasera está cada vez más abierta. Si nos fijamos en la que realizó Durex, podemos observar cómo los datos se dilatan cada vez más, dejando paso a miles de personas que disfrutan del sexo anal de manera totalmente normalizada. En concreto, hasta el 30% de los españoles han practicado el sexo anal alguna vez. Las razones por las que las ellas no se sienten tan seguras al respecto son: la posibilidad de que suceda algún accidente poco higiénico y que les duela si lo intentan. Muchas de nuestras escorts saben muy bien las bondades que puede llegar a tener el sexo anal y están dispuestas a demostrártelo. Al fin y al cabo la experimentación de nuevas sensaciones es el abc de  las trabajadoras sexuales.

Los límites de tu vicio

“Aquí todos somos parientes de los monos, así que el vicio está en nuestro ADN por igual”. Esto no es una frase que puedas aplicar libremente, ya que se trata de una afirmación totalmente falsa. Lo que para algunos resulta tremendamente excitante y erótico, para otros es poco más que un motivo para bostezar. No todos tenemos los mismos gustos o inclinaciones. Es por eso precisamente por lo que hay que experimentar con una prostituta que te ponga: para conocer de primera mano el mejor camino para que pierdas la cabeza en la cama. Cerrarte puertas es absolutamente infructuoso, pero intentar forzar la situación lo es más. No vayas más lejos de tus propios gustos, procurando siempre intentar encontrar la experiencia que más se ajuste a tus requisitos.

¿Dominas o domino?

A no ser que tengas un rol muy establecido dentro de un juego de dominación con tu acompañante sexual o escort y hayas comprobado que esa posición es la que más te gusta, no temas probar el otro lado de la moneda. Hablar con la mujer en cuestión para que te diga lo que ha sentido puede ponerte a tono para que te entren ganas de experimentarlo a ti también.

¡Uy!…eso dejará marca

Es evidente que durante un juego de dominación los azotes pueden llegar a causar algunas marcas sin demasiada importancia. Lo importante es saber dónde se debe golpear para que la experiencia de la mujer no sea desagradable y tenga ganas de volver a tu lado para experimentar más cosas.

La clave está en golpear en carne o músculo, evitando a toda costa el hueso. Debes apuntar a la parte más baja del trasero, ya que es donde se encuentran la mayoría de los nervios de la zona, por lo que será más placentero.

Algo que debes recordar es evitar los muslos a toda costa. Esta parte de la anatomía femenina es muy sensible y cualquier golpe en la zona puede acabar por estropear la sensación de placer. No pasa nada por algún golpe leve, pero si no nos andamos con ojo, puede que el dolor supere al placer. Para evitar que esto suceda es mejor calentar la zona con caricias y azotes muy suaves.

En lo referente al bondage, es cierto que hay niveles en los que se requiere de una profesional para realizarlo de manera totalmente segura. Las putas en Valencia son profesionales que tienen controlados todos los aspectos para que el momento sea lo más placentero posible, aunque recuerda establecer una palabra de seguridad fácil de recordar. No queremos que nos pillen con el culo al aire.

Comenta tu experiencia con Averigua si eres un vicioso del sexo

  • Hola, guest