sexo publico

¿Por qué nos excita el sexo en lugares públicos?

Una de las actividades que más incentivan nuestra imaginación es el sexo. Y no estamos hablando de la cantidad de situaciones imaginarias en las que pensamos mientras estamos viendo la tele, sino en las situaciones reales a las que nos sometemos cuando queremos añadir algo más de picante a nuestras relaciones sexuales con una puta de Valencia.

El sexo, a pesar de ser una de las mejores actividades con las que ocupar nuestro tiempo, también se desgasta si no se encuentran nuevos incentivos para aumentar el morbo. Para muchos, el hecho de practicar el sexo con una desconocida o una prostituta preciosa y con un cuerpo de escándalo ya es lo suficientemente excitante como para no tener que innovar, pero muchos otros encuentran en las situaciones de riego el morbo que necesitan para llevar al sexo al siguiente nivel.

Muchos hombres tienen algo que se podría denominar como una suerte de “adicción” a la adrenalina. Esto no es algo desconocido para todos aquellos deportistas de riesgo que empeñan sus vidas con tal de alcanzar ese punto del clímax en el que el organismo produce efectos químicos con sensaciones que evocan las del orgasmo.

Si partimos de esta analogía, parece evidente que usemos este subidón para enriquecer los propios orgasmos que tenemos mientras estamos con una prostituta. Este “subidón” se debe a la liberación de dopamina que produce el cuerpo en el sistema nervioso central, una sustancia cuyos efectos en el hombre simulan una sensación de bienestar bastante acentuada.

Los amantes del riego, como los deportistas anteriormente mencionados o los que les gusta practicar el sexo en lugares públicos, presentan una versión de baja actividad del gen DRD4 situado en el cromosoma 11. Este gen está implicado en los flujos cerebrales que controlan la dopamina, unos neurotransmisores que estimulan los circuitos del placer. Lo que esto implica es que la dopamina que se libera en el organismo tiene un efecto bastante reducido en el organismo del que lo presenta, al menos en comparación con una persona que presenta versiones de este gen con mucha más actividad.

Estos individuos tienen mucha más dificultad para encontrar situaciones de placer, por lo que se ven abocados a buscar momentos límite que liberen mucha más cantidad de dopamina. No se trata de ninguna enfermedad ni trastorno, es simplemente una respuesta natural de cuerpo en busca de la sensación de bienestar. Tampoco se relaciona con nada peligroso para el estado mental de la persona, así que puedes estar tranquilo si eres uno de los amantes del sexo en situaciones de riesgo.

Comenta tu experiencia con ¿Por qué nos excita el sexo en lugares públicos?

  • Hola, guest