Cómo llevarte a una puta a un local de intercambio

Concertar una cita con una puta valenciana para que te acompañe a un local de intercambio es una práctica cada vez más frecuente. Las ventajas son variadas y se trata de una actividad que te puede ayudar a encontrar el morbo y el erotismo necesario para reactivar la sensación de aventura sexual.

Esto es precisamente lo que buscan muchos hombres que de tener pareja no irían a esta clase de sitios, o que tienen pareja pero no quieren ir con ella. Si lo piensas detenidamente, puede que encuentres varios puntos interesantes para cubrir tus necesidades eróticas y salir del aburrimiento y la monotonía. Vamos a cubrir varias de ellas a continuación, así como las desventajas de buscar putas en Valencia que hagan estos servicios para que puedas responder a las preguntas: ¿Esta clase de servicios existe? ¿Cómo los encuentro? ¿Es ir con putas a un local de intercambio algo que me interese? ¿Merece la pena hacerlo?

Las ventajas: hasta donde alcance tu imaginación

Los hombres que buscan sexo con una puta solo quieren eso: sexo. Sexo anal, sexo tántrico, con una puta tetuda, con una puta culona… sexo al fin y al cabo. Los hombres que, en cambio, prefieren un servicio de acompañante con una puta para participar en una fiesta en un local de intercambio, buscan el morbo, la posibilidad de hacerlo con la pareja de otra persona, el sexo con una mujer que no sea trabajadora sexual y nuevas experiencias, como la opción de hacer un trío o participar en un orgía.

Básicamente se trata de hacer algo nuevo y excitante con una mujer anónima que conocerás antes de follar. Una mujer que no se dedica a intercambiar servicios sexuales a cambio de dinero, pero que está a tu alcance. Una mezcla entre el erotismo de la intimidad personal y el anonimato del sexo más básico.

De hecho, si contratas a una puta para acudir a uno de estos locales, la posibilidad de hacerla participar en un acto sexual contigo y con otra mujer aumenta considerablemente.

26_649721l

¿Ir a un local de intercambio con una puta es para mí?

Esto es lo primero que te tienes que plantear, ya que se trata de un servicio muy específico que puede no ser de tu agrado. Puede que en un principio te parezca perfecto para conocer otras mujeres con pareja y tener sexo con ellas, pero no se trata simplemente de intercambiar un polvo con una puta por uno con una desconocida, sino que hay variaciones importantes de dinero de por medio y un preámbulo social que antecede al sexo que no a todos les gusta pasar con una puta. Esto es para hombres que ya lo han probado y les gusta, o para los que quieren probar algo nuevo y les sobra algún euro en el bolsillo.

La puta acompañante

Para todos los que os estéis preguntando dónde poder encontrar esta clase de servicios, decir que no es demasiado difícil. Como ya hemos introducido, esta práctica es bastante frecuente y las escorts y putas en Valencia están informadas sobre la situación. Esto quiere decir que no tienes que buscar servicios específicos, sino que en muchas ocasiones serán las propias trabajadoras sexuales las que te lo puedan ofrecer. Desde las putas independientes hasta las que trabajan en casas de putas, son muchas las mujeres que incluyen estos servicios, aunque algunas de ellas no especifiquen esta información en su página de contactos.

Lo único que tienes que hacer es seguir los mismos pasos que realizas cuando quieres concertar una cita con una puta: llamarla, preguntarle si estaría dispuesta a acompañarte a un local de intercambio, cuáles son sus tarifas y regatear el precio si es posible.

Pagar por follarse a otra: las tarifas

Esta es quizás la única desventaja de estos servicios: el dinero que cuestan. Evidentemente el tiempo para una trabajadora sexual es oro, así que cuanto más le robes, aunque no te la folles, más tendrás que pagar (por no hablar de los gastos incluidos en la propia fiesta de local de intercambio, que las copas no solo están caras en las discotecas). Muchas de ellas pondrán un precio muy elevado al hecho de participar en eventos como este, ya que se trata de un trabajo que requiere más dedicación por su parte que acompañarte a cenar o a unas vacaciones en barco.

¿Cómo evito pagar demasiado? En estos casos lo mejor que puedes hacer es concertar un precio fijo con la puta o escort. En el momento de la llamada, pregunta por su tarifa y queda en un precio que a ambos os parezca bien. Si ella se niega o te dice que eso depende de cómo vaya la noche, búscate a otra, hay muchas posibilidades de que sea de las que pongan el taxímetro y al final te presente una factura que llegue hasta el suelo. También puedes concertar una cantidad fija y una variable con un máximo dependiendo de ciertos factores, como el hecho de hacer un trío. Tú piensa que es como pagar un incentivo por un trabajo bien hecho.

¿Quiénes son las putas más adecuadas para esta clase de servicios?

A priori son las putas independientes, ya que son las que ofrecen un espectro más amplio a la hora de negociar el precio. Esta es la opción habitual para muchos de los hombres que conciertan esta clase de servicios, pero no es la única.

Si te gusta alguna chica de una casa de relax, pídeles precio, algunas casas te pueden sorprender, incluso te pueden dar un precio por debajo de lo que lo hacen algunas escorts independientes. Muchas de las casas de putas ofrecen la opción de hacer alguna propuesta especial en base a tus requisitos; de manera que puedan indicarte la puta que resulta ideal dependiendo de su personalidad, físico y sus habilidades sociales. Básicamente saben cuáles son los fuertes de la mujer y por donde se mueve mejor, así que te podrán aconsejar en base de lo que pidas. Eso sí, la negociación de precios está mucho más limitada.

 

Fuente: HotValencia.es

Comenta tu experiencia con Cómo llevarte a una puta a un local de intercambio

  • Hola, guest