de putas en valencia con tu pareja

Ir de putas en Valencia con tu pareja: Cómo hacerlo y por qué

“Hacerse un trio… ah, vaya recuerdos”. ¿Alguna vez has susurrado esta frase? Si la respuesta es sí, ¡enhorabuena! estás dentro del club de los que han ganado el cinturón de los campeones (ese que haces con papel y cartón simplemente para chulear delante de tus colegas). Si eres de los que han contestado no, puede que lo que vayamos a contarte en este artículo te sirva de ayuda. Y si eres de los que han contestado no y encima tienes pareja: ve preparando las tijeras y el papel maché… porque vamos a hacer un cinturón con el que presumir de novia y putas en Valencia.

El sexo sólo es sucio si se hace bien

Llevarte a tu pareja para compartir una puta (o que te compartan ellas) es un morbazo; para qué nos vamos a engañar. Es una sensación verdaderamente excitante, especialmente si tenemos en cuenta un aspecto del sexo que siempre ha ido muy bien en el erotismo de novela: la eterna historia de compartir tu intimidad con una desconocida. Es la mezcla entre lo cotidiano y lo nuevo; una forma de ver tu pareja, la que conoces desde hace tiempo, en una situación novedosa y estimulante.

Es una de las razones por las cuales existen tendencias más libres y abiertas de llevar la vida en pareja como el “poliamor”. Poder vivir nuevas experiencias sexuales con tu pareja es una de esas situaciones que te conviene experimentar y de la que quizás dependas a partir de ese momento.

¿Por qué putas?

Vale, tienes muchas amigas (señor popular) y la confianza necesaria para hablar con ellas de tener sexo. Pero ¿y la confianza de hablar con ellas para hacer un trío con tu pareja? Créeme, aunque estén dispuestas a probar la miel, no significa que no vayan a usar el aguijón y lo más probable es que si les preguntas eso, no vayas a salir de rositas.

Las putas en Valencia son perfectas porque son un servicio. Pagas, aceptan, tienes el sexo de tu vida y al terminar no hay por qué sentirse incómodo. No se mezclan sentimientos contradictorios ni celos por parte de tu mujer, algo que sí pasaría si decidieseis hacer un trío con algún conocido.

Las acompañantes sexuales te garantizan experiencia en materia de cama y en algunos casos ya habrán hecho varios tríos. Esto es muy importante, ya que con una conocida o amiga, nunca se sabe si se va a sentir incómoda en medio del proceso, si le va a gustar, si después se va a poner rara, etc.

Además, a pesar de que haya muchos hombres a los que les guste ir de putas en Valencia precisamente por la sensación de adrenalina y morbo que supone hacerlo a escondidas, la mayoría de los hombres admiten que preferirían que pudiesen hacerlo con la aceptación de la mujer. Así te ahorras el examen completo en busca de pelos y… lo que no son pelos… antes de entrar en casa.

Cómo le digo a mi pareja, “¿nos vamos de putas, cariño?”

Esta es sin duda la pregunta del millón. Olvidad otras cuestiones como “¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos?”. Antes de que Einstein dedicara su tiempo a desarrollar la teoría de la relatividad, esta era la pregunta que tenía apuntada en su cuaderno.

Si sabes responder a la pregunta que da nombre al título de este párrafo, eres uno de los pensadores más destacados de la historia y deberías ir a reclamar tu placa.

Lo que te estás perdiendo...

Lo que te estás perdiendo…

Lo cierto es que no hay una forma estándar de hacerlo: como la mayoría de asuntos que se desenvuelven en pareja, lo que hay que hacer es hablarlo (pff… que cursi). No se trata de hacer una cena romántica, comprar mucho vino y esperarse a que esté medio inconsciente para presentarle a la puta que tenías escondida en el armario. Sino de hablar sobre la vida sexual que lleváis y cuáles son sus gustos y tendencias en este aspecto.

Evidentemente le gustan los hombres (si duda en este aspecto, malo), pero puede que no te haya contado sus aventurillas con amigas cuando era adolescente o incluso que le gustaría probar alguna vez con una mujer. Descorcha el vino que tenías preparado y pregúntale cosas como: ¿qué tipo de sexo te gusta tener? ¿Tienes alguna fantasía por cumplir? ¿Alguna vez has pensado en probar cosas nuevas?

Déjala que hable, que con cada copa de vino te haga una confidencia más y si ves que no llega nunca el momento, pues le ayudas un poco diciendo algo como: ¿no has pensado nunca en hacerlo con otra mujer o al menos jugar un ratito con ella en los preliminares?

En este momento puede que descubras que es una mujer abierta y una gatita juguetona con la que puedes hacer un trío o que su fantasía consiste en participar en un bukkake con 30 tíos negros.

Me atrevería a decir que es una conversación necesaria. Hay mujeres que no se atreven a reconocer que llevan a una puta dentro, en el sentido, claro está, de ser una mujer muy caliente que necesita sexo a gritos, a lo mejor no solo contigo, puede que con una puta y contigo o puede que su fantasía sea estar con 2 hombres, vete tú a saber. Has de ser consciente que cuando abres la caja de pandora, cualquier cosa inesperada puede salir de dentro; hay quienes prefieren ni mirarla y seguir con una vida donde las apariencias lo son todo, otros, en cambio, prefieren apostar por lo auténtico.

Por si no estabas convencido…

La represión sexual que era tan frecuente en anteriores generaciones se está difuminando poco a poco. Hablar libremente con tu pareja de sexo y proponer cosas nuevas puede concluir en uno de los mejores recuerdos de tu vida, porque, amigo mío, ver como tu mujer le come el coño a una escort valenciana o ver como se besan y se chupan las tetas es uno de esos momentos en los que las lágrimas de felicidad asoman por los ojos.

Para terminar nos vamos con una cita que nos sirve especialmente para este caso: “El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores”. Estas palabras del bueno de Allen son todo un clásico ya. Pero, si pudieras mezclar el sexo vacío y salvaje y el sexo por amor en una sola cita, ¿no merecería la pena?

 

 
 Fuente: hotvalencia.es

Comenta tu experiencia con Ir de putas en Valencia con tu pareja: Cómo hacerlo y por qué

  • Hola, guest