putas baratas

Las políticas sobre prostitución en Cataluña

No decimos nada nuevo cuando afirmamos que son muchos los que piensan que la catalana es la sociedad más europeizada –en el buen sentido- de España. Por tal motivo, los catalanes están a la cabeza también en cuanto al pensamiento y formas de ver la vida contemporánea de la Península Ibérica.

Y, cómo no, una de las formas de canalizar el pensamiento catalán y su forma de entender la sociedad son los partidos políticos. Por otra parte, y comoquiera que habar es tremendamente barato, veamos hasta qué punto el debate sobre la prostitución es un ejemplo de pensamiento y diálogo sano de los representantes de un pueblo cuyas ideas son de las más avanzadas que pueden hallarse en España. Tomamos como punto de partida el programa electoral de las pasadas elecciones municipales.

¿Abolir o regular?

En lo que respeta a la ley, el único partido que aboga por abolir las prostitutas en Cataluña es CiU, que entiende que supone una actividad que fomenta la desigualdad para las mujeres. En el lado contrario, apostando cien por cien por la regulación, está CUP –que también acepta las demandas del sector de la prostitución, representado por la Asamblea de Activistas Pro-Derechos sobre el Trabajo Sexual de Cataluña.

Por su parte, ERC considera que, aunque lo ideal es eliminar a las putas de Cataluña, ante la “incapacidad del Estado” para regular, debería legislarse para legalizar la situación de las prostitutas. En cuanto a Barcelona en Comú y Ciutadans, la tendencia es a regular la actividad siempre y cuando las prostitutas trabajen de manera voluntaria. El PSC advierte de que prohibir no ha tenido la eficacia esperada, si bien considera que legislar no nos llevaría a ninguna parte, dado que un importante porcentaje de las mujeres no ejerce libremente. El PP rehúye esta pregunta, aunque dice que las prostitutas deben reinsertarse en otros sectores laborales.

Cómo ve cada partido la prostitución

CiU
Los “Convergentes” encuentran que la prostitución proviene de las desigualdades de sexo. “Como sociedad –consideran- no nos podemos permitir que haya mujeres en esta situación de vulnerabilidad y nuestro modelo es abolicionista”. Asimismo, afirman que debe atenderse a las mujeres que estén en situación de vulnerabilidad, darles alternativas laborales y sociales y luchar contra proxenetas y explotadores.

PSC
Para este partido, la prostitución no puede considerarse una profesión, habida cuenta de que se da en condiciones de explotación sexual, de modo que debe perseguirse a proxenetas y clientes. La cabeza visible de los socialistas catalanes, Jaume Collboni, ha manifestado que la prohibición es ineficaz, tal como se ha demostrado, dice, en países como Suecia. Según él, su manera de pensar sobre el tema ha ido cambiando: hace unos años creía en la regulación, si bien ahora está en contra, dado que “la mayor parte de las mujeres que la ejercen no lo hacen libremente, sino obligadas por proxenetas o en redes de explotación”.

PP
El Partido Popular afirma que debe reforzarse el papel de la Agencia ABITS, que se ocupa del trabajo de la prostitución de manera integral, para reinsertar socialmente a las putas que quieran abandonar este trabajo y dedicarse a otro.

Barcelona en Comú
Para la formación de Ada Colau, la prostitución ocurre en un régimen de trata de personas, “un fenómeno inaceptable que hay que combatir con firmeza porque vulnera los derechos humanos”. En cuanto a las putas que ejercen de manera no forzada, la coalición aboga por una política “que garantice los derechos de las mujeres que ejerzan y permita mejorar sus condiciones”.

ERC
Para los republicanos, lo ideal sería abolir la prostitución porque, afirman, “la prostitución vulnera los derechos y la dignidad de la persona”. Y, a partir de aquí, consideran que “dado que el Estado es incapaz de regular la actividad” y que no se puede dejar a las putas en el limbo de lo alegal, que lleva al sector a “manos de mafias y a la mujer desamparada, habría que regular la actividad para que se pudieran dar de alta en la Seguridad Social”. Es más, los fondos que se recaudaran de este epígrafe se destinarían a facilitar el cambio de sector de las mujeres que así lo desearan.

CUP
La palabra clave para este partido es “regulación”. Según su número dos, Maria Rovira, esta es la única forma de garantizar los derechos de las trabajadoras y asevera que este trabajo no es diferente del de cualquier otro operario que use la cabeza o las manos. “Ellas utilizan su cuerpo, tiene todo el derecho a hacer lo que quieran con él”, dice Rovira

Ciutadans
Los de Albert Rivera proponen que se incorpore a las putas al régimen de autónomos, si es que estas quieren “dedicarse de forma profesional y voluntariamente”. El motivo es que de esta forma se garantiza la seguridad jurídica y que pagarían unos impuestos “para tener garantizado un futuro y cumplir con las obligaciones sanitarias, laborales y de ordenación”

¿Multas? ¿Para quién?

En lo que se refiere a si se debe o no sancionar la prostitución, en todos los casos coinciden en que no debe multarse a las putas, si bien sí a los clientes, si le preguntamos a CiU, Ciutadans y ERC –formación esta que extendería las sanciones a los proxenetas-.

De esta forma, para CiU debe seguir multándose a los clientes y cerrar locales y pisos de prostitutas sin licencia. En el caso del PSC, además de oponerse rotundamente a multar a las putas, piensan que debe sancionarse al cliente: “A las mujeres la administración debe acompañarlas en el proceso de buscarse otra forma de ganarse la vida”.

Por lo que se refiere al PP, están a favor de erradicar esa prostitución callejera y de puticlub que vulnera los derechos humanos. Barcelona en Comú piensa, sobre las multas, que habría que “Derogarlas porque son un instrumento ineficaz que acaba perjudicando a las mujeres que ofrecen esta actividad en la vía pública”.

Para ERC, “En ningún caso debe multarse a las prostitutas porque muchas veces son víctimas”, y “Si se quisiera avanzar hacia la abolición como en Suecia, se podría multar al cliente y al proxeneta”. Tampoco CUP considera que las multas valgan para algo, lo mismo que Ciutdadans, para los que sancionar a las prostitutas “no ha dado ningún resultado”, de modo que aboga por sancionar de forma más dura a los clientes.

Comenta tu experiencia con Las políticas sobre prostitución en Cataluña

  • Hola, guest