Muerte por maratón sexual: ¿Peligros por ser puta?

Ser puta no es tan fácil como se pueda pensar. Desde este portal hemos hablado en infinidad de ocasiones del mal tratamiento que se da de esta profesión en los medios de comunicación y en el estigma dañino que injustamente acompaña a las chicas que se dedican a esto; aquí unos ejemplos: “El injusto tratamiento de las putas en los medios es denunciado por expertos”, “La liberalización de la prostitución se convierte en fenómeno viral mundial”. Sin embargo, esto no quiere decir que sea un trabajo fácil, y, al igual que pasa en cualquier otro empleo, no todos están capacitados para hacerlo.

Esta cuestión levanta suspicacias hacia la actividad del servicio sexual, especialmente cuando desde los medios de comunicación se emiten noticias negativas al respecto.

Esto es lo que ha sucedido hace apenas una semana en Inglaterra, donde una prostituta ha muerto en pleno maratón sexual. Al parecer, y siguiendo los informes policiales, la mujer había aceptado tres sesiones sexuales independientes, una detrás de otra para el mismo día. Roseline, que es el nombre de la mujer, ha sido confirmada muerta por la policía y el cliente con el que estaba durante la tragedia, Ikechukwu Oga, ha sido arrestado por una posible conexión.

Supuestamente Oga quedó con la trabajadora sexual para tener sexo una vez había terminado con sus otros dos clientes en el burdel Nigeriano. El informe policial determina que Oga ya había visitado ese burdel con anterioridad, aunque Roseline le había pedido que volviese después porque tenía otro cliente.

Según el propio testigo, cuando Oga regresó, Roseline todavía estaba manteniendo relaciones sexuales con el segundo cliente. Cuando por fin le llegó el turno a Oga, Roseline murió. Según Oga, la prostituta no llegó a mantener relaciones sexuales con él porque estaba demasiado cansada por las dos experiencias anteriores.

Según las declaraciones del testigo, no se sabe qué pudo ser exactamente la causa de la muerte, ya que “simplemente se quedó dormida y no despertó”.

No hay duda de que estamos ante una tragedia que merece todo el respeto que se pueda dedicar. Sin embargo, la noticia, que no deja de ser un duro recordatorio de que no hay trabajo fácil, no debe ser recibida como una alarma de los riesgos de la prostitución, sino como una alarma de lo que sucede cuando:

1. No hay autocontrol y conocimiento del propio estado físico para saber dónde están los límites.

2. El trabajo tiene lugar en ambientes clandestinos e insalubres.

Esto es algo que puede pasar en TODOS los trabajos si se cumplen las dos condiciones anteriores y no se debe tomar como una señal de que la prostitución es nociva. Lo único que se consigue con eso es estigmatizar a las mujeres que han decidido voluntariamente su estilo de vida y marginarlas socialmente. Es una noticia que nos tiene que recordar la importancia de que todos los empleos estén regulados y se practiquen en un contexto normalizado, no las consecuencias de la prostitución.

Desde HotValencia, por ejemplo, se anuncian escorts y chicas de compañía que son muy conscientes de cómo llevar este trabajo de manera segura. Tanto para ellas como para los clientes, ya sean las chicas putas valencianas, putas españolas o putas brasileñas. Conseguir un ambiente sano es posible siempre que se defienda la prostitución segura y alejada del proxenetismo, no desde la marginación y los estereotipos.

Comenta tu experiencia con Muerte por maratón sexual: ¿Peligros por ser puta?

  • Hola, guest