sexo mientras duermes

¿Tener sexo mientras duermes?

Entre todos los trastornos que podemos padecer a lo largo de nuestra viada, uno de los más curiosos es, sin duda, el sexonambulismo. Curioso, no solo por las causas que pueden llevar a padecerlo, sino por las propias circunstancias a las que te puede empujar a vivir. Si crees que tener sexo con algunas de las escorts más atractivas y bellas de Valencia es un sueño, el trastorno que presentamos aquí es literalmente eso.

Los que padecen esta enfermedad presentan unos síntomas parecidos a los que te puedes encontrar en el caso de un sonámbulo. No percibirán la realidad del momento como tal. Están en un estado de consciencia alterado, en el que sus elecciones no se toman desde un punto de vista racional, sino totalmente subconsciente. Es un momento en el que los instintos más bajos de nuestra conciencia toman el control de nuestro cuerpo mientras que nuestra “mente racional” se echa un sueñecito.

Normalmente, esto no provoca grandes problemas a los que lo sufren. Es un porcentaje muy pequeño de sonámbulos el que tiene que tratarse con fármacos fuertes y buscar vigilancia continua. En el caso del sexonambulismo, en cambio, el porcentaje de afectados es mayor.

Como ya habréis adivinado los más perceptivos, el sexonambulismo consiste en un trastorno que hace que la persona que lo padece practique el sexo mientras duerme. Hasta aquí, pude que parezca hasta divertido. Llamas a una puta de lujo y, mientras te echas un ratito, tu cuerpo se desahoga tranquilamente. Seguramente, más de un amante de la televisión y el sofá está pensando “cojonudo, por fin una forma de mezclar mis dos aficiones preferidas: el sexo y la siesta”.

Lo cierto es que no es para tomárselo en broma. Este desorden del sueño afecta a un 7% de la población mundial y los que lo tienen aseguran que se trata de un tema muy serio, ya que la mayoría de las veces que duermen acompañados, no pueden conciliar el sueño sin preocuparse antes de las consecuencias que esto puede tener cuando se despierten.

Según el experto en la materia y profesor de la Universidad de Minnesota (EEUU), Dr. C. Schenck: “Básicamente, todas las formas de comportamiento sexual habituales cuando estamos despiertos, son las que se presentan en el sexonambulismo”. Esto significa que para la pareja sexual que está practicando el sexo con el sexonámbulo, es muy difícil reconocer si la persona está consciente o no. Según nos explica el doctor, esta patología afecta en mayor medida a los hombres y no tiene cura, por lo que resulta verdaderamente difícil de tratar, aunque actualmente existen fármacos que sirven para atenuar los síntomas y contener los impulsos.

El problema lo encontramos cuando el afectado intenta tener sexo con otras personas que están cerca, especialmente si no se trata de la pareja del mismo. Si llamas a una escort y planeas pasar varios días con ella, no va a pasar nada si a mitad de la noche la despiertas con ganas de sexo, aunque al día siguiente no te acuerdes de nada. El problema está cuando la persona que tienes al lado no quiere tener relaciones sexuales, o, peor aún, ni siquiera debería tenerlas.

Para que lo entendamos mejor, vamos a poner un ejemplo real: En julio del año pasado, el británico Stephen Lee Davis fue absuelto por violar dormido a la hija de su novia de 16 años. Evidentemente se trata de una situación muy desagradable para ambos casos y muy complicada de resolver por parte de la justicia. En este caso, sin embargo, el hecho de que el acusado fuese diagnosticado con este trastorno fue suficiente para que lo absolvieran de los cargos, ya que, según planteaba la defensa, “no está en pleno uso de sus facultades como para tomar el control de la situación y mucho menos para acordarse después de lo que ha ocurrido”.

Como hemos dicho, es muy difícil para la justicia valorar este tipo de casos, aunque por ahora, siempre y cuando estén diagnosticados los casos ante un médico certificado, se admitirá como prueba de inocencia. Algo parecido ocurrió en el caso de  John Goldie, un escocés que abusó de dos chicas de 26 años y fue condenado en junio tras admitir que no sufría sexonambulismo, un argumento que había esgrimido en un principio Goldie para evitar la sentencia.

Si tienes esta patología, es mejor que acudas lo antes posible a un médico o un psicólogo para intentar averiguar las causas y el grado de afectación. De esta manera se podrá controlar en la mayoría de los casos con fármacos. Eso sí, si vas a dormir junto a una prostituta, mejor avísale de que lo mismo va a tener una noche dormidita para evitar sorpresas.

Aquí te presentamos un vídeo gracioso sobre el sonambulismo.

 

Comenta tu experiencia con ¿Tener sexo mientras duermes?

  • Hola, guest
  • Hace poco escuché un caso de una mujer australiana que se levantaba todas las noches para practicar sexo con los vecinos teniendo pareja. Y ella ni siquiera se acordaba la mañana siguiente. Voy a buscar la dirección a ver si tengo un feliz sueño ;)