Strippers y peleas de barro mientras almuerzas en valencia

Nadie va a discutir que lo que más vende es el sexo, no importa la crisis que el sexo siempre venderá. Así de claro lo han tenido en el restaurante La Campana del P.I. El Oliveral de Valencia.

En estos días en los que hay que agudizar el ingenio para atraer clientes a tu negocio, en el restaurante La Campana sumaron dos más dos, así que montaron una piscina de barro y comenzaron a dar espectáculos de lucha entre chicas a las horas de los almuerzos y las comidas, o contratar strippers que dan varios pases con desnudo integral incluido a los clientes.

Eso si que es una idea y lo demás son tonterías, sino que se lo digan al resto de bares del polígono, que seguro que han tenido que notar un bajón de clientes importante. Según comenta la propietaria María José Murciano ”llevamos haciéndolo desde antes de Navidades. Nos dimos cuenta de que venía mucha más gente que de normal. Empezamos haciéndolo un día por semana durante el almuerzo. Después durante el almuerzo y la comida. Y ahora lo hemos programado tres veces por semana“.

Lo que yo decía, tienen el restaurante a reventar, la gente acude como las moscas a la miel y no creo que el almuerzo y la comida tengan mucho que ver. “Pegamos carteles por la zona, pero lo que más está funcionando y por lo que más gente viene es por el boca a boca. Ahora hay reservas de mesas de empresa, se juntan unos cuantos y piden sitio… También paran a comer muchos camioneros, porque lo que ofrecemos no está visto”, claro porque ver tetas y culos es bastante complicado de ver, al menos por el precio de un almuerzo o un menú.

El restaurante tiene una agencia contratada que manda a las chicas al local durante las horas punta,  son ellas las que deciden el número “Algunas prefieren hacer uno largo. Después se cambian y se quedan a charlar con los clientes. Y otras prefieren hacer pausas y salir varias veces”, en tandas de unos “veinte minutos”. Según explica Mª José, recuerda que la primera vez que hicieron los desnudos integrales la gente del local se quedó alucinada “Hay gente que no sabe qué pasa aquí dentro y cuando llega a comer no se lo puede creer”. “Se ponen nerviosos y no saben qué hacer”. “Hay que estar vigilante, para que nadie pierda la compostura, y controlar las puertas, porque no dejamos entrar a menores”.

Ahora tiene reserva de varias mesas completas, donde las plantillas de trabajadores acuden al completo para disfrutar del espectáculo, lo cual no se si los jefes estarán muy contentos porque habrá que ver cómo vuelven de motivados o desconcentrados a sus puestos de trabajo. Pero no cabe duda que la idea es cojonuda y yo ya tengo muy claro donde me voy a almorzar esta mañana, que lo tengo a un tiro de piedra.

Comenta tu experiencia con Strippers y peleas de barro mientras almuerzas en valencia

  • Hola, guest