Si has tenido la suerte de tener sexo con las putas más sexis que se anuncian en nuestro portal, seguro que no te has parado a pensar cómo mejorar el orgasmo. En todo caso, tu atención se centraba en si te gustaban más: las putas tetudas o las putas culonas.

El orgasmo es algo que los hombres siempre hemos dado por sentado. En comparación con las mujeres, las cuales tienen muchos más problemas para poder llegar al clímax, nuestro proceso es mucho más simple, y, tal vez por eso, nunca nos hemos puesto a pensar en los misterios que esconde e, incluso, cómo podemos mejorarlo.

En este artículo vamos a reivindicar nuestro orgasmo, el proceso de fabricar zumo de macho, el de lefar, el de hacer vomitar al calvo, el de llegar a la primera base, el de correrse, el de regalar el material con el que se hacen los sueños… Ya vale de artículos como “trucos para hacer que ellas lleguen más rápido”, “cómo hacer que ella disfrute del sexo como una loca y que se enamore de ti cuando vea tu pene cada día y que después de haga tu comida preferida en bikini…” bueno, ya me entendéis.

Sexo VS Masturbación

O lo que en este contexto viene a significar: putas vs mano. De primeras parece una batalla ganada para la puta, que cuenta con una artillería mucho más compleja que la mano (tiran más dos cañones, que unos dedos), pero la mano cuenta con la ayuda de la imaginación, y ya sabéis lo que dicen “nadie sabe más lo que quieres que tú mismo”.

Aun así, contando con el poder de la imaginación y el porno, el placer que se obtiene con un orgasmo masculino durante el sexo es mucho mayor. Esto se debe a que la prolactina, hormona liberada tanto por los hombres como por las mujeres después del orgasmo, que nos hace sentirnos liberados, satisfechos y bien con nosotros mismos, aumenta en un 400% después de tener sexo con respecto a un orgasmo en solitario.

Los hombres pueden ser multiorgásmicos

Si los preliminares son la parte más divertida del juego, el orgasmo es marcar un gol. Y todos sabemos que los partidos más interesantes son los que ofrecen unos marcadores elevados. Por desgracia, si entendemos el que ellas tengan un orgasmo como un gol para nosotros, mientras que nuestro marcador puede dispararse hasta los tres goles, ellas no podrán hacer más que uno.

Pero, ¿y si os dijese que no solo somos un arma de una sola bala? En efecto, tenemos la capacidad. El problema es que hay que entrenarla. La clave está en el periodo refractario, nombre por el cual se conoce el periodo de espera que necesitan los hombres para volver a recuperar la erección.

Este periodo puede reducirse, para lo cual se necesita aprender a alcanzar el clímax sin eyacular. Por lo general, los hombres multiorgásmicos tienen el potencial de llegar al clímax de manera ininterrumpida, algo que se cultiva en la pubertad, pero hay técnicas para lograrlo de adulto como la de los orgasmos múltiples o ampliados.

Estos orgasmos consisten en un control mental y físico de las emisiones para conseguir que duren desde unos pocos minutos, hasta varias horas. Para ayudar a su consecución muchos hombres aseguran que ayuda estimular el punto G masculino, el cual ha sido demostrado estar situado en la zona anal (sí, desde luego la naturaleza es caprichosa o una cachonda). Si quieres hacerlo o no, eso es cosa tuya, pero quizás pedirle a las putas con las que conciertes una cita que se corten las uñas antes (por si las moscas) puede ser una buena idea.

Más rápido que la velocidad del amor

El semen va a una velocidad mucho más rápida de lo que nos pensamos. Puede que no lo parezca a simple vista, pero el semen puede llegar a alcanzar los 45 kilómetros por hora, así que ahora, la frase “disparar jugo de amor” tiene un poco más de sentido… o no, pero sigue siendo graciosa.

Mejor que una pastilla para el dolor de cabeza

Si es mejor o no que una pastilla, todavía no está médicamente comprobado, pero lo que sí es, es más natural. Esto se debe a que después de tener un orgasmo, los hombres liberamos muchas endorfinas, las cuales, además de hacernos sentir bien, bloquean el dolor de manera momentánea.

En un reciente estudio se descubrió su poder para mantener a la jaqueca alejada. La mayoría de los hombres explicaban que el dolor desaparecía o se reducía notablemente. La excusa “esta noche no que me duele la cabeza” ha dejado de ser aplicable, tato para ellas como para nosotros.

Los orgasmos pueden tenerse en menos de 2 minutos (sobre todo con una escort de lujo)

Masters and Johnson, reputado equipo de investigación sexual, han realizado un estudio reciente donde, entre otras cuestiones interesantes, han averiguado que el 75% de los hombres alcanza el orgasmo a los dos minutos o menos de haber empezado a masturbarse.

Esto, que es un tiempo que en muchos casos puede considerarse eyaculación precoz si se diera en medio de una relación sexual, solo es un tiempo de referencia y depende muchas circunstancias ajenas como el cansancio, el deseo, la persona, el momento, etc. Además, hay muchas técnicas orientadas a que los hombres puedan ampliar su tiempo de eyaculación, así que no hay por qué alarmarse al respecto. Entre otras cosas, la práctica es una de las más eficaces, por lo que practicar con putas y escorts que se hagan de valer, puede resultar de gran ayuda. Como decía una profesora que tenía de pequeño, la clave es planteárselo como un juego: “miras a ver cuánto marcas en cierto tiempo, y luego intentas batir tu récord”. Sustituye marca por follas, y ya lo tienes.

Ellas tienen orgasmos más largos

Pues sí, y hay poco que podamos hacer al respecto. Pero bueno, ya que los hombres tenemos orgasmos con más facilidad y que nos quedemos a medio camino es prácticamente imposible (recordad, 40km por hora), qué menos que ellas puedan por lo menos disfrutar de esos segundos extra, ¿verdad?

Fuente: Hotvalencia.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here