putas baratas valencia

Las putas en Valencia denominadas como putas baratas están teniendo un importante auge y, como consecuencia directa de ello, un mayor número de clientes acuden a ellas con todas sus consecuencias. Los motivos están claros, los clientes de las prostitutas en Valencia buscan pagar menos por cubrir sus necesidades de tener sexo con las meretrices a un menor coste, pero aquí es donde conviene reflexionar sobre cuales son las consecuencias de todo ello, y es que, pagar menos por follarte a una puta te puede salir mucho más caro si hablamos en términos de higiene y calidad, entendiendo por esta última al producto en todas sus cualidades y, al servicio que se da como contraprestación. Sobre la higiene, la verdad es que se nota, y mucho, dónde está la diferencia, y no conviene pasar de puntillas sobre este hecho, con la higiene se debe ser muy exigente, ya que está en juego nuestra salud y la de las personas con quien mantendremos relaciones sexuales a posteriori.

Este hecho no pasa desapercibido para muchos consumidores de putas en Valencia, pero la cada vez mayor oferta de este producto de baja calidad, provoca que las putas que ofrecen sus servicios en Valencia a un mayor coste se vean afectadas por la escasez de los que antes eran sus clientes. A primera vista puede parecer algo normal, incluso, llegar a pensar que es bueno, pero la realidad es que algunas de las putas mas atractivas, las que no están dispuestas a ofrecer sus servicios a cualquier precio se marchan a otras ciudades o países donde continúan demandando putas de aparente mejor calidad. Valencia continúa formando parte del circuito de las putas y escorts en España, pero cada vez son menos las que vuelven, y las que lo hacen, están menos tiempo de lo habitual. Las putas que regresan en su mayoría se anuncian en hotvalencia, y lo hacen porque saben que los visitantes de hotvalencia son más exigentes y prefieren pagar un poco más porque en primer lugar, tienen las condiciones económicas que se lo permiten y, porque además, conocen la diferencia entre putas baratas y putas de calidad.

Habrá quienes discuten sobre la calidad, como siempre se ha hecho, y es que precio no es sinónimo estricto de calidad, nunca lo ha sido. Este apunte, aunque pueda parecer una contradicción con lo expresado en los párrafos anteriores de este artículo, en realidad no lo es tanto, ya que en general, aunque la belleza y la calidad está sujeta al gusto de cada uno, la generalidad asocia los precios a chicas que tienen unos atributos físicos más atractivos. Pero falta uno de los medidores de calidad más importantes, el servicio que recibes, y aquí es donde la subjetividad da paso a la objetividad de la experiencia que cada uno haya obtenido de su encuentro sexual. En resumen, la calidad no es un valor matemático, sino más bien la percepción que cada uno tiene de la puta con la que está, y quizá lo más importante, cómo responda esta a las expectativas del cliente en base a las necesidades de este. Quizá el aspecto más transgresor se encuentre en la higiene, ya que el resultado puede ser lo más parecido a contar con más papeletas de las deseadas, y no precisamente para que te toque el gordo de la lotería, si no, más bien, un problema gordo. Al final lo que cuenta para muchos es el precio que están dispuestos a pagar, por eso conviene conocer los hechos para que, en base a estos, actúes en consecuencia.

6 Comentarios

  1. Yo me tomo muy en serio todo lo que tiene que ver con la higiene. Putas baratas NO GRACIAS, prefiero estar con putas que le dan, como mínimo, la misma importancia que yo a este tema. A fin de cuentas tampoco es que pagues una diferencia descomunal, estamos hablando de alrededor de unos 20 euros. Las putas que yo frecuento están en un valor mínimo de 50 a unos 70 euros la media hora, y no tengo queja en lo que a higiene se refiere. La verdad es que me cuesta creer que hayan tipos que se la jueguen y vayan con putas callejeras o a casas de citas del barrio chino de Valencia donde no se toman ni la molestia de cambiar las sabanas, buagggjj.

  2. Todavía me cuesta creer que haya gente que se la juegue yendo a putas baratas. Joder, es que hay que estar mal para acabar así, me da asco solo de pensarlo. En Valencia todavía quedan reductos de puterio por las calles, desconozco porque no ponen más empeño en prohibir ese tipo de prostitución. Qué hace falta para que lo hagan, cuáles son los intereses, de verdad, es que no entiendo nada.

    Ahora bien, quien esté dispuesto a jugársela, que se lo piense 2 veces, porque no hay marcha atrás, si pillas algo te jodes y bailas, no hay otra. Yo voy de putas en Valencia desde que tenía 18 años, y nunca me he planteado ni por asomo ir a una puta barata, por muy mal de dinero que haya estado, hay que tener mejor gusto, coño!

  3. Yo tampoco soy de jugármela yendo con putas baratas, prefiero hacerme una “ale manita” que jugar a la ruleta rusa. En Valencia hay mejores opciones por precios bastante módicos.

  4. Hay que ser miserable para escatimar 20 pavos, yo también alucino con los que se van con una puta barata arriesgando tanto, hay que estar pirao

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here